lunes, 25 de enero de 2016

ENERO A PURO DESCANSO

Y un día... con casi todo enero terminado ya... decidí volver.

¿Qué puedo decir para justificar mi prolongada ausencia blogueril?

Estuve ocupada en numerosos proyectos... yendo y viniendo... sin un atisbo de tiempo ni siquiera para tomar una foto o escribir una palabra...

¡¡Naaahhh!! 

La verdad verdadera es que hace un mes (y dos días para ser exacta) que me dedico al arte de... no hacer absolutamente nada. Así de simple.

Tomando prestada la expresión de la autoridad del lugar donde trabajo cuando nos habló a fin de año: necesitamos ese tiempo de no hacer nada para volver a ser creativos. 

Y yo me lo tomé al pie de la letra.

Remontándome al 31 de diciembre, marido y yo nos subimos al auto, él al volante y yo como copilota y cebadora oficial de mate, para hacer el camino inverso a la mayoría, es decir, alejarnos de la costa. Dos locos a los ojos de cualquiera. Es que allá en una ciudad del interior de la provincia, lejos del mar pero rodeada de campo, está mi casa natal y fui a pasar año nuevo y unos días de completo y necesario desenchufe.

Mis actividades incluyeron más que nada la vida al aire libre


Ya sea en las márgenes del arroyo que corre a las afueras de la ciudad (cabe aclarar que en toda ciudad del interior de la provincia de Buenos Aires que se precie, hay un arroyo cerca)


O en el jardín








Mirando de cerca la tierra para descubrir las flores más bellas








Disfrutando de los placeres más simples



O levantando la mirada hasta encontrar el cielo entre los árboles


Algunas veces muy celeste y calmo


Y otras no tanto, pero igual de magnífico




Así fueron mis días tierra adentro y, por supuesto, disfrutando de la compañía de mis papás, de amigos y seres queridos con los que me pone muy feliz encontrarme cada vez que voy.

Ésas son las pilas que necesito para comenzar el 2016 después de un año que, principalmente, me dejó dos cosas:

- La certeza de que no siempre querer es poder... A veces los sueños no se cumplen por más voluntad y esfuerzo que uno le ponga... Son ajenos a la voluntad y sin ninguna razón, simplemente no se hacen realidad.

- Una necesidad abrumadora de cambiar de rumbo... Eso sí depende de mí, entonces decidí una cosa: volver a la universidad, volver a estudiar y esto implica muchas cosas, viajar, instalarme parcialmente en otra ciudad, ver si mi cerebro todavía se lo banca, etc. 

Por estos dos legados del año pasado, no pienso en numerosos deseos ni frases bonitas sobre hacer los sueños realidad, sino que solamente pienso en aceptación y en estar a la altura de lo que yo misma me he propuesto. 


De esta manera encaro el año, pero mientras tanto todavía descanso un poco más.

P.D.: Me prometo a mí misma no desaparecer de este espacio por otro mes... 

8 comentarios:

  1. ¡El arte de no hacer nada no es fácil! Me alegra que hayas descansado y ordenado ideas y que nos deleites con estas fotos tan hermosas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no es nada fácil!!! Muchas gracias Isabel!!

      Eliminar
  2. Que lindo desenchufe!! Suena a días tranquilos y de relax..
    Que bueno poder tomarse un mes!!! Yo todavía en mi trabajo tengo solo dos semanas de vacaciones… puf! Que poco! Me vendría barbaro tomarme un lindo mes de vacaciones!
    Que este año te traiga entonces esa paz que necesitas y que puedas encarar todo ese proyecto del estudio. La parte de los sueños que se demoran sabes que te entiendo.. espero que puedas igual cumplirlo en algún momento. Dicen que lo mejor es dejar algunos temas en manos de Dios, que sabe cuando el momento para que algo se cumpla es el apropiado.. confiar y tratar de tener fe en ello. Y tratar de no ponerse mal y desesperar en el medio (difícil, si..)
    Te mando un abrazo grande, seguí disfrutando enero!
    Besito

    ResponderEliminar
  3. A mi sinceramente me parece que tu motivo de ausencia es más que justificado, qué lindo tiempo de relax!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lindo y muy necesario, jejé! Besos Marce!!

      Eliminar
  4. Maravilloso. Yo soy docente, por lo cual tengo vacaciones desde el 30 de diciembre hasta mediados de febrero, placer absoluto.
    Pero, como dice Isabel "el arte de no hacer nada no es fácil", por lo cual trabajo como loca todo el día: ordeno, coso, cuido plantas, pinto objetos, cambio de lugares, saco fotos, en fin, tengo los días super ocupados. Soy de las que se aburren en vacaciones, de las que no pueden estar sin hacer nada. Asique hago todo el día.
    Todavía me quedan tres semanas. Felicidad total. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy igual que vos, también soy docente! Tenés toda la razón, tampoco puedo estar sin hacer nada. Aprovecho las vacaciones sobre todo para estar afuera porque me gusta mucho la jardinería y este mes le puedo dedicar mucho tiempo. Que disfrutes mucho las semanas que te quedan!! Besos!

      Eliminar
  5. Hola Marita !! No hay nada mejor que no hacer nada y ese sí que es un arte !! Sobretodo en vacaciones ,, sino es ahí cuando ?

    ResponderEliminar